domingo, 5 de marzo de 2017

Impresiones de Nintendo Switch tras 48h. de uso

Ya está aquí el nuevo hardware de Nintendo, la gran apuesta de la gran N, y aquí os traigo mis impresiones después de dos días de uso.




Lo primero que quiero comentar, ya que es el punto en el que todos estaremos de acuerdo, es el tema del diseño, aquí Nintendo ha acertado de pleno, sostener la consola en las manos transmite una genial sensación de robustez y buen acabado. Una mezcla entre una excelente elección de los materiales de construcción (especialmente de los Joy-Con) y una impresionante claridad y transparencia a la hora de usarla la convierten en una de las mejores consolas que he sostenido en mis manos. Desde que abres la caja tienes muy claro para qué sirve cada uno de los accesorios que se incluyen en la caja (que no son pocos), a pesar de sus múltiples posibilidades y combinaciones a la hora de usarlo y, por si quedara duda, el propio software te guía de forma excepcional a la hora de cambiar de modo portátil a modo sobremesa o modo televisor, y viceversa.




A continuación me gustaría hablar del software, la interfaz tan minimalista que ha elegido Nintendo para esta Switch es una delicia tanto visual como a la hora de navegar por sus menús. El sistema es fluido, rápido e intuitivo, cada elemento en pantalla tiene un sentido y un orden lógico, y la cantidad y disposición de las opciones es, cuanto menos, la ideal. Esto no es sólo en el menú principal, ya que mientras estás jugando puedes cambiar entre "apps" y acceder al álbum de capturas (las cuales se realizan y se guardan con sólo tocar un botón), a la eShop o a los ajustes de la consola o de los mandos, además manteniendo pulsado el botón Home se abre un pequeño menú desplegable con el que manejar el brillo de la pantalla o poner la consola en suspensión. La claridad de la interfaz no deja lugar a dudas y es lo suficientemente bonita como para que no resulte "infantil" pero tampoco demasiado complicada. Para mí un gran acierto ya que se convierte en una consola adulta que resulta tan sencilla de manejar que cualquier niño podría aprender todas sus funciones en apenas cinco minutos.

Toca hablar del hardware de la consola, y el apartado que creo que es más importante, la batería. La consola cuenta con una batería no extraíble de 4310 mAh, la cual da para entre 3 y 6 horas de uso según Nintendo. En mi caso, jugando al Zelda: BOTW me ha durado 3 horas y 15 minutos en la primera carga completa, 3 horas y 26 minutos en la segunda y 4 horas en la tercera. He de decir que en la tercera carga jugué de noche por lo que bajé el brillo hasta alrededor de los 3/4 de su máximo. Los dos primeros ciclos los completé con todo al máximo (volumen y brillo) y con el Wi-fi encendido en todas ellas. He de decir que no me parece poco teniendo en cuenta que es una portátil y que el Zelda: Breath of the Wild es, sin duda, el juego más impresionante que he visto moverse en una consola de ese tamaño. Hablemos de los Joy-con, cuentan con una batería no extraíble de 525 mAh cada uno, lo cual según Nintendo dará para 20 horas de juego seguidas. Mis impresiones en este apartado no son muy relevantes, ya que siempre que ponía la Switch a cargar también ponía los Joy-con con ella, y en ningún momento ha bajado ninguno de ellos de las 2 rayitas de batería en el menú. En este punto me gustaría comentar una función muy interesante que trae tanto la consola como los Joy-con, y que creo que merece la pena comentar ya que me parece una de las decisiones de diseño más inteligentes de la consola. Como sabéis los Joy-con se cargan a la vez que la consola si están conectados a ella mientras está apoyada en el dock, pero tanto éstos como la consola traen una función adicional para el modo portátil, y es que ambos son capaces de transferirse energía entre sí. Me explico, supongamos que la consola tiene la batería totalmente cargada y la de tus Joy-con está a punto de agotarse, pues la consola es capaz de detectarlo y "traspasar" su energía hacia estos para aumentar la cantidad de horas que puedes jugar, pero también funciona a la inversa, si tus Joy-con tienen buena parte de su batería, mientras que la consola está a punto de apagarse, éstos no sólo traspasarán su energía para mantenerla encendida sino que la recargarán. Teniendo en cuenta que la batería de los Joy-con tiene una duración de aproximadamente 20 horas de uso, y la consola como máximo 6, quiere decir que más de un 60% de la batería de los Joy-con puede ser destinada a recargar la Nintendo Switch, lo que es una cantidad, en números, de casi 800 mAh de más, nada despreciable. Me parece una función inteligente ya que ninguno funciona sin el otro, para poder jugar necesitas consola y mandos con batería al mismo tiempo.

Ahora me gustaría hablar de un aspecto que no me ha gustado tanto de la consola, no es un aspecto negativo al uso, pero sí "chirriante", y es que la pantalla de la Switch, a pesar de que se ve excepcionalmente bien para la resolución con la que cuenta (1280x720 píxeles en 6,2" pulgadas de pantalla), ésta es un potente imán de huellas y ácaros, estando siempre sucia y teniendo que pasar una gamuza constantemente para tenerla completamente limpia. No es nada que no se solucione con un buen protector de pantalla LCD de cristal líquido (Lo cual recomiendo encarecidamente para proteger la pantalla de la consola), pero sí es un punto que quería comentar, ya que es lo único "negativo" que he conseguido sacar de esta consola en los dos días que llevo usándola. Otro aspecto del que se ha hablado últimamente es el de los materiales de construcción del dock, se dice que tiene poco peso y se siente muy plástico al tacto, en mi caso todo lo contrario, me parece un peso adecuado por si toca transportar la consola completa, y lo suficientemente robusto y sólido para que no se mueva de la mesa o se caiga nada más tocarlo, gracias a los cuatro apoyos de goma con los que cuenta y que lo sujetan bastante bien, por lo menos a mi mesa de madera. Lo único de lo que podría quejarme es el enganche al dock de la consola, ya que aunque es intuitivo, es fácil que la enganches mal y tengas que moverla para que encaje perfectamente, y esto podría repercutir, a la larga, en la integridad de nuestra base de carga, la cual no es barata de sustituir precisamente, unos 79 euros aproximadamente.

Poco más me queda comentar acerca de la consola que, como podréis adivinar, me parece un hardware muy innovador tanto en diseño como en características, muy versátil, cómodo y fácil de transportar y usar. A unos les gustará más y a otros menos, pero esta Nintendo Switch no va a pasar desapercibida, algo que sí pasó con su predecesora, la Wii U, lo cual quizás impulse de manera notoria las ventas de la misma. Por el momento todas las unidades de Nintendo Switch de las que disponían las grandes cadenashoy mismo se va a reponer el stock en la mayoría de distribuidoras. Los analistas esperan que se vendan más de 5 millones de consolas Nintendo Switch en 2017, y yo de hecho espero que lo superen, porque Nintendo esta vez se lo merece y porque eso reportará más apoyo en forma de videojuegos para esta consola que, al final, es lo que todos queremos.
de distribución se agotaron en el día de lanzamiento, pero se ha lanzado un comunicado de Nintendo para calmar a los usuarios que no pueden esperar para adquirir su propia Switch que tengan paciencia, puesto que

[ACTUALIZADO] He encontrado otro pequeño detalle que quería comentar, me he dado cuenta de que a la hora de cargar la consola, no existe ningún LED o piloto que indique el estado de la carga de la batería de la consola, por lo tanto para saber si está completamente cargada deberemos encender la pantalla y comprobarlo por nosotros mismos. En este apartado el dock (o mejor la propia consola) podría incluir un pequeño piloto que se pusiera verde cuando la consola estuviera cargada por completo, algo que, si bien no hace falta, sería útil por si tienes prisa al cogerla o para no tener que encender la tele o sacar la consola del dock cada vez que quieres ver en qué estado se encuentra la batería. No es un suplicio mirarlo, pero en ocasiones se echa en falta. Pasa lo mismo con los Joy-con, o eso creo, ya que sí que tienen cuatro pilotos LED que se encienden a la hora de sincronizar los mandos o para señalizar si es el mando del Player 1, Player 2,...etc. Aquí puedo pasarlo puesto que la tecnología de los Joy-con es suficientemente abrumadora (hablaré de ello en un próximo aporte) como para además pedir un piloto para comprobar la batería, teniendo en cuenta que éstos duran 20 horas y la consola la vas a tener que cargar sí o sí antes de que se agote la de los mandos.

Eso es todo por ahora, os seguiré informando con los detalles que vaya encontrando conforme vaya dando uso a esta maravillosa consola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda que TODO el mundo puede leer tu comentario, intenta expresarte de forma respetuosa e intenta que tu comentario aporte algo a la discusión. Gracias.